Suiza pone fin al secreto bancario 2018

Suiza pone fin al secreto bancario

Después de ochenta y tres años en funcionamiento, Suiza ha puesto fin al secreto bancario. A raíz de los acuerdos de intercambio automático de información fiscal establecidos, en 2014 y 2015 respectivamente con los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y con la Unión Europea (UE), Suiza reúne, a partir de este mes de enero, los datos bancarios de los clientes extranjeros. Según datos de la Asociación Suiza de Banqueros (ASB), el país lidera la gestión mundial de fortunas privadas procedentes de ciudadanos extranjeros, con un 25% de cuota de negocio. En total, los 266 bancos suizos administran 6,1 billones de euros, de los que la mitad proceden del extranjero.

Así pues, a partir del año 2018, Suiza trasladará automáticamente, a los países con los que ha ratificado el acuerdo, las datos del ejercicio 2017 correspondientes a los ingresos -intereses o dividendos-, la cuantía depositada y las ganancias derivadas de la venta de activos de aquellos ciudadanos extranjeros con cuentas bancarias en el país. El acuerdo, sin embargo, no contempla la cooperación en base a datos robados.

El sistema bancario suizo

Suiza es de los estados financieros internacionales de referencia mundial. El sector bancario genera 167.000 puestos de trabajo y supone el 9,3% del PIB suizo.

La ley sobre el secreto bancario, aprobada en 1934, ha atraído durante ocho décadas los grandes patrimonios privados procedentes del extranjero, ya que impedía que terceros actores pudieran acceder a las datos bancarios de los ciudadanos con cuentas en Suiza. Sólo los organismos competentes de aquellos países con los que se había suscrito un acuerdo para evitar la doble imposición (CDI) podían reclamar la información sobre los datos bancarios de un ciudadano, siempre y cuando facilitaran el nombre y número de cuenta de la persona en cuestión y demostraran obligatoriamente que había evadido impuestos.

Ley de intercambio automático de información

El Principado de Andorra ha implementado recientemente la Ley de Intercambio Automático de Información en materia fiscal. Así pues, los bancos andorranos replican el modelo suizo: a partir del 2018 Andorra deberá facilitar, a los 81 países con los que ha suscrito el acuerdo, las datos fiscales de los clientes extranjeros correspondientes al ejercicio de este año.