El cannabis, un cultivo con futuro

El cannabis, un cultivo con futuro

El proyecto sobre el cultivo de cannabis para uso terapéutico estará terminado a finales de este 2022, según ha asegurado la ministra de Medio Ambiente y Agricultura del Gobierno de Andorra, Sílvia Calvó, quien ha comparecido en rueda de prensa para anunciar la adjudicación del asesoramiento en el redactado del texto legal que debe regular esta actividad y que ha recaído en el bufete Roca Junyent.

Con esta adjudicación, tal y como confirma el ejecutivo en un comunicado, se sigue la estrategia definida por el Gobierno en la hoja de ruta (Horitzó23) para facilitar la inversión privada en la industria del cannabis utilizado en cosmética y en farmacia.

Andorra lleva estudiando desde hace unos años su potencial para cultivar cannabis como una forma de diversificar el sector agrario y su economía.

Las conclusiones del estudio realizado por el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de la Generalidad de Cataluña), que trabaja desde hace más de diez años en diversos proyectos de investigación y desarrollo relacionados con el potencial científico y tecnológico de uso terapéutico del cannabis, apuntan que habría oportunidades para el Principado en el ámbito de la investigación agrigenómica y en el cultivo y extracción de compuestos para la industria farmacéutica: “El cannabis puede ser un cultivo clave para la economía, y creemos que en Andorra se dan las condiciones necesarias para produir un producto de calidad y para que pueda ser rentable”, ha afirmado Josep Usall, actual director general del IRTA.

Una oportunidad de crecimiento económico internacional para Andorra.

Para el país, la industria del cannabis medicinal puede comportar un gran crecimiento internacional, ya que ofrece oportunidades que permiten desarrollar un sector de alto valor añadido y contribuir a la diversificación de la economía de su territorio.

Reino Unido y Portugal, donde el uso del cannabis fue despenalizado para el consumo terapéutico en 2003 y 2001 respectivamente, fueron dos de los países pioneros en este sector. De hecho, en estos Estados así como en otros países europeos, donde la marihuana medicinal está legalizada, como Dinamarca o República Checa, ya existen multinacionales farmacéuticas que generan cientos de miles de euros al año con la venta de fármacos realizados con derivados del cannabis. Un ejemplo es el gigante GW Pharmaceuticals con licencia exclusiva en Reino Unido para fabricar estos medicamentos.

Si estás interesado en este sector y quieres conocer más información, en IS21 daremos respuesta a tus dudas y te asesoraremos en tu futuro proyecto empresarial.


×