Andorra, el segundo país con la presión fiscal más baja de la zona euro

Andorra, el segundo país con la presión fiscal más baja de la zona euro

Andorra tiene el privilegio de estar situada en lo alto de la lista de países de la zona euro con la presión fiscal más baja, inferior al 25%, con sólo un país por delante suyo; Irlanda. Una presión fiscal homologada y competitiva, ahora ya en unos parámetros consolidados, una vez finalizado el despliegue del marco fiscal, que mantienen el Principado como un emplazamiento muy atractivo y competitivo para invertir en la creación de nuevas empresas.
 
Andorra juega con mucha ventaja, especialmente con relación a los países de más proximidad, con los que tiene relaciones económicas y de los que provienen las principales inversiones. Las figuras impositivas principales tienen los tipos más bajos de Europa y este hecho convierte el Principado en el país donde menos presión fiscal sufren los ciudadanos y las empresas.
 
Con un 4,5%, el impuesto sobre las ventas (IGI) es, con diferencia, el más bajo del conjunto de estados europeos. Los tipos oscilan entre el 17% de Luxemburgo, el más bajo después de Andorra, hasta el 27% que se aplica a Hungría. Países como España, Francia y el Reino Unido, se encuentran en la franja media, con 21%, el primero, y un 20% de tipo general de este impuesto, el segundo y el tercero.
 
La misma situación se repite en el caso del Impuesto de Sociedades, con un tipo único del 10%, Andorra es, junto con Bulgaria, el país que menos grava los beneficios de las empresas. Además, se aplican deducciones fiscales en determinados sectores y según el tipo de empresa. Mientras Malta es el estado con el tipo más elevado de esta figura impositiva, un 35%, los países del entorno, como España y Francia, aplican un 25%, en el primer caso, y un 31% -que aumenta hasta el 33,33% cuando se supera el tope de los 250 millones de beneficios-. En el Reino Unido, las empresas tributan el 19% por este concepto.
 
Finalmente, el impuesto que afecta directamente a la renta de las personas (IRPF) también se mantiene por debajo que la mayoría de los países de Europa. Además, todos aquellos ingresos en concepto de retribuciones que estén por debajo de los 24.000 euros quedan exentos de tributar. A partir de aquí, se aplican tipos impositivos diferentes en función de unas horquillas de ingresos establecidas, hasta un porcentaje máximo del 10%. Se trata del mismo que aplican a Bulgaria y está muy por debajo de los tipos de España (21,3% al 43,5%), Francia 28,7% al 55,6% de) o Reino Unido (23,4% al 47%).
 
Esta comparativa confirma que Andorra es un emplazamiento ventajoso para emprender negocios. IS21 da el asesoramiento en los procesos de creación y de implantación de nuevas empresas en Andorra.
 

Déjanos vuestros comentarios