cdi andorra competitividad empresas andorranas

El CDI y la competitividad de las empresas andorranas

La competitividad de la economía del Principado de Andorra exige la internacionalización de sus empresas y la apertura a la inversión extranjera ya la mejora de la estructura empresarial. Es esta la única respuesta posible ante el fenómeno irreversible de la globalización de la actividad económica mundial.

El nuevo modelo económico y fiscal andorrano, basado en la liberalización de las inversiones exteriores, pone a disposición del inversor internacional múltiples oportunidades estratégicas, tanto a nivel empresarial como individual, que complementadas con un competitivo y nuevo marco fiscal satisfarán las expectativas de los inversores .

Los cambios económicos-fiscales suponen una excelente oportunidad para los empresarios andorranos que desean prestar servicios en el extranjero sin ser sometidos a la retención del origen. El nuevo marco fiscal ha conseguido que Andorra abandone definitivamente, frente las autoridades españolas, la consideración de paraíso fiscal, lo que ha permitido la negociación y la firma de convenios para evitar la doble imposición (CDI). Este hecho mejora el trato fiscal que reciben el empresarios andorranos por parte de las jurisdicciones donde se fijan los objetivos empresariales.

Andorra con sus particulares y atractivas ventajas fiscales, económicas y financieras, además de su integración en un contexto internacional, se convierte en una plataforma muy atractiva de crecimiento, optimización y expansión para empresas extranjeras que buscan nuevos países y ciudades donde invertir y establecer sus actividades con vocación internacional.

Asimismo, la firma de los CDIs (Francia, Luxemburgo y España) supone el reconocimiento y confirmación del sistema tributario andorrano , y por tanto, la existencia de un elemento clave para la atracción de inversión extranjera .

El CDI (Convenio de Doble Imposición) suscrito entre España y Andorra (más los CDIs ya firmados por el Principado con Francia y Luxemburgo) contribuirá a consolidar y aumentar la internacionalización de las empresas andorranas , ampliando el mercado potencial andorrano. Se trata de un convenio que permite a las empresas andorranas prestar servicios en el extranjero sin tener que pagar impuestos en ambos países, así como a los empresarios extranjeros establecer negocios en Andorra y sólo estar sometidos a imposición de impuestos en este estado.

Cabe destacar que, hasta ahora, las empresas andorranas que ofrecían servicios en España estaban grabadas con una retención del 24% y en Francia lo estaban con un 33.33%. Con la entrada en vigor el 26 de febrero de 2016 del CDI España-Andorra se beneficiarán de la supresión de cargas fiscales en forma de retenciones . Además, podrán aplicar mecanismos más eficientes para eliminar la doble imposición soportada, obteniendo una reducción de los costes fiscales y una mayor rentabilidad de los márgenes de negocio , lo que implica una mejora de la competitividad de las empresas andorranas de capital propio o extranjero.

Por otra parte, el CDI España-Andorra contribuye a una mayor y mejor protección de la seguridad jurídica de las inversiones extranjeras , además de aportar muchos beneficios a la proyección internacional de Andorra, así como la competitividad y apertura ' economía andorrana.